Táctica o Estrategia de la Nación Sin Estado

La Asociación para la Nación Sin Estado es un organismo que pretende la promoción de fueros voluntarios, aparte de proveer una solución de arbitraje entre los mismos. Estos fueros pretenden sustituir, en la medida en que los fueros registrados lo deseen, la legislación de los Estados de los implicados. En última instancia, se pretende que los Estados reconozcan esos fueros como legislación vigente.


Logo de la Nación Sin Estado



Esto puede resultar paradójico, pero no contradictorio. No se pretende la destrucción del Estado, tan sólo la creación de organismo alternativos para el ordenamiento civil. La asociación no es, por tanto, enemiga del Estado: es alternativa, o complementaria, dependiendo del caso del fuero particular. Al no pretender que aquel que no quiera la desaparición del Estado tenga que prescindir de el, es necesaria una convivencia cordial entre ambos sistemas. Estoy convencido de nuestra superior propuesta de ordenación, pero no en la imposición de esta. En todo caso, la selección natural de los sistemas superiores harían desaparecer los menos útiles, de la misma manera en la que las empresas no competitivas desaparecen.


Por tanto, a pesar de no necesitar la aprobación del Estado para nuestra existencia, si es conveniente el reconocimiento de los mismos de nuestra foralidad.


A partir de esto, podemos deducir que los aforados podrán prescindir de la supervisión del Estado, siempre y cuando su fuero lo permita u obligue(dependiendo del fuero).


Siendo el fin último la convivencia entre sistemas, estatales y forales, conviene tener aliados entre los representantes estatales. Se pretende evitar que los Estados nos perciban como enemigo y pasen a usar toda la fuerza a su alcance para eliminarnos del panorama social. Recordemos que es fundamental que los Estados reconozcan la propiedad privada de los miembros de los fueros, considerándolos territorio extranjero, tanto a ellos como a sus posesiones. En este momento, todos los territorios pertenecen a algún Estado u otro. Necesitamos el reconocimiento voluntario de los Estados hacia nuestras soberanías: no podremos alcanzarlo por la fuerza. La violencia, además, es un camino no permitido por la Nación Sin Estado: no se admitirán fueros que promuevan la violencia para conquistar territorios o forzar fueros sobre individuos. El fin no justifica los medios.


Esta revolución foral pertenece al ámbito de la libertad, o lo que políticamente se llama liberalismo. Dentro del liberalismo, al anarquismo. Buscar aliados en la política convencional que promuevan o faciliten distintas modalidades de anarquismo es recomendable. Dentro de ese concepto, existen partidos que admiten la libertad de fuero, apatridia o similares, todos ellos conceptos que, de facto, permiten la libertad total del individuo.


Emile de Puydt


A pesar de no necesitar el permiso de los Estados, a pesar de buscar nuestra salida de los mismos, a pesar de querer prescindir de las divisas estatales, somos presos de ellos en este momento. No sólo existe el camino del abandono del Estado, existen maneras de pervertir el sistema para su autodestrucción.


En cada país habrá una opción. Os daré mi opinión personal, que no es vinculante a la asociación ni es obligación para nadie. En España, el Partido Libertario permite la apatridia, está contemplada en su programa marco. Deberemos ser vigilantes para que esta propuesta no caiga en el olvido, y me comprometo a trabajar en ello. Recomiendo que si queremos buscar una convivencia entre un sistema panarquista(como el que busca la asociación) y un sistema estatal, apoyemos a esos partidos que nos facilitan conseguir nuestros fines.


Si esto cambia, cambiaría mi opinión. Pero de momento es lo que hay.


En oposicion a las otras dos vías posibles: la revolución violenta o la abstención, considero que es la más práctica. No considero la opción violenta por no considerar que el fin no justifica los medios, por carecer de la fuerza necesaria y porque si el inicio es violento, es previsible que el fin también lo sea. No aconsejo la abstención porque eso no cambia la política de los Estados: un 70% de absteción no hará jamás que los dirigentes disuelvan el Estado. Al revés, detectarán sumisión y abandono.

logo partido libertario

Cada uno debe obrar en conciencia y de la manera que considere más eficiente para conseguir sus fines. Esta es la mía. Libremente, elegid.

#Asociación

Follow Us
  • Twitter Black Square
Recent Posts
Search By Tags
No hay tags aún.