Una Nueva Forma de Organizarse

El DNI o el pasaporte son el primer método de control del rebaño pueblo. Así se les contabiliza y, en cualquier lugar del mundo, se puede reconocer al dueño del esclavo. Se ha generado un mercado de lugares de residencia para esclavos, ya que no todos los esclavistas otorgan el mismo trato.


Incluso en algún lugar del mundo, ese dato identificativo sirve para que se reconozca que el que porta el salvoconducto no es esclavo de nadie, aunque esos lugares escasean y están desapareciendo.


En el mundo, ante las personas y el mercado libre, no basta con quejarse del sistema. Si no se aportan soluciones concretas no se consigue nada. Hasta que no se vea que existe una alternativa a la democracia, y funciona, no habrá rebelión pacífica posible.


Es vital diferenciarse, y ofrecer una forma de hacerlo y de intercambiar datos de manera fiable. Las nuevas tecnologías y los genios están ofreciendo esas alternativas. Hay que identificarse como un separatista pacífico no amenazante, sobre todos ante desconocidos que también lo son. Sólo así se puede aplicar una justicia con diversidad foral.


Así pues, esta primera contradicción de la Nación Sin Estado debe resolverse. Decidiré yo, de momento, y cuando haya gente se someterá a decisión las veces que sea necesario, si es que algún día es posible prescindir de credenciales. Decido que hace falta una identificación, que refleje el compromiso aceptado con la desconexión del Estado. En realidad, es una cuestión puramente práctica. Los distintos fueros deben convivir y se deben conocer.


Para los intercambios dinerarios, existe el BTC. O se puede crear otra usando el blockchain. Esa maravilla del software permitirá el desarrollo de la identificación de los ciudadanos de la Nación Sin Estado. Aún no sé cómo porque no soy informático (llamamiento urgente a informáticos a unirse al proyecto aquí), pero irá en la línea de Stampery, supongo. Ya se sustituye a los notarios ¿podremos sustituir el DNI y la fe pública por el blockchain?


En el detalle estará el demonio de los resultados, deben cuidarse. Nunca deben ser definitivos. El proceso de creación de una nación apátrida será la evolución de la democracia, resultará en la panarquía. Un caos que necesita, sin embargo, de organización y administración, eso sí es irrenunciable, como es irrenunciable actuar en base a un motivo. El motivo de la acción del comportamiento humano es equivalente a la administración central de una nación aterritorial. Serán muchas las estúpidas cuestiones a resolver, pero la comunicación es la base de la convivencia en comunidad, no existe la último sin lo primero.


Os animo a participar en el foro para resolver todos estos temas. Sólo necesitamos ser suficientes para que no nos puedan hacer nada. Con la libertad recibida seremos ejemplo, conviviendo con el FSP y con Liberland, pero ofreciendo una alternativa más. Porque el fundamento de la panarquía es el mismo que el del liberalismo: el respeto irrestricto hacia los proyectos de vida de otros. Tal cosa no puede darse si no es con panarquía.


En realidad, esta cuestión tiene cierto atractivo, por los desafíos que plantea. ¿Cuál sería la identificación ideal? Debe aportar la menor cantidad de datos sobre el titular. Los únicos necesarios serían el fuero al que se adscribió y un número que impida la duplicidad de la identidad y defenderse ante casos de robo. Hay que ligar ese número a una presencia física, aunque supongo que eso no es imprescindible, y que el documento al portador sea lo más anónimo posible.


¿Cómo se consigue ese documento? La Nación debe entregarlo, y todos los administrados deben poder corroborar la nueva identidad. Si el documento es al portador, debe ser de máxima trazabilidad. En caso de robo de documento, los testigos pueden convocarse para que identifiquen a la persona. Así pues, llevará la historia desde la entrega a el momento en que sea necesario, y los datos que deberá registrar:

-admisión

-uniones con otros ciudadanos(matrimonios, descendencia)

-fuero o fueros a los que haya pertenecido


Así se podrá trazar quien o quienes le otorgaron el documento y ellos podrán testificar si es la persona que corresponde al documento. Aquel que entrega el documento asume una responsabilidad.


Ese documento al portador puede tener un chip que sirva de cartera, si se opta por tener una criptodivisa propia. También puede almacenar datos como fotos de los testigos de la entrega del documento y el fuero al que se somete, completo. Igualmente, puede usarse para hacer transacciones o tener comunicación a través de la web. La aterritorialidad plantea desafíos que resolver, y saber qué fuero tiene el interlocutor con el que estamos firmando un contrato es una cuestión legal de vital importancia.


El desafío es bonito, el aprendizaje estará a la altura o no será. ¿Algún compañero de viaje? Una cosa así no se podrá hacer solo.


Follow Us
  • Twitter Black Square
Recent Posts
Search By Tags
No hay tags aún.