Más Adoctrinamiento Silencioso


Esta es una continuación del anterior artículo, en el que escribía sobre cómo la perversión de las palabras influye en la psique humana.


El barrido cultural ha pervertido palabras como dinero. La cultura financiera era más amplia hace siglo y medio sólo porque no habían olvidado el significado de las palabras.


¿Qué es el dinero?¿Qué le contesto a mi hijo? El dinero nace de la misma raíz que la economía: la escasez. Eso por un lado. En otro lado, tenemos unos metales que aparecen de manera natural, que se denominan preciosos porque no pierden sus características con el paso del tiempo.


Los humanos usaban el trueque como forma de almacenar los frutos de su trabajo. Al querer almacenarlos durante mucho tiempo, los mejores productos para el trueque son aquellos más duraderos: mantequilla, sal, cacao o tabaco son sólo algunos ejemplos. Pero ¿cómo solucionar el problema de distribuir la riqueza, premiando el trabajo que aporta algo al grupo, y mantenerla durante largos períodos de tiempo? La casualidad hizo que la escasez del oro y la plata y la necesidad del hombre de intercambiar bienes sublimaran la escasez en el dinero. Esos metales perduraban, eran divisibles, ligeros, fungibles, internacionales y limitados, por lo que mantenían la riqueza o lo que es lo mismo: el fruto del trabajo. Pocas cosas hay tan humanas como la sublimación.


El Estado nos arrebató los metales y nos dio papel, que ellos mismos se encargan de devaluar y de mantener organismos autoritarios cuyo objetivo es el mantenimiento de la inflación. Desde 1913, la inestabilidad de precios ha empobrecido a las clases medias beneficiando al oligopolio cleptocrático(o fascismo), y nos han dicho que era dinero. No lo es. Es divisa.

335845417_orig.jpg


Pudiera parecer que el Estado presta algún servicio, si se define servicio como atender al público o suministrar mercancías. En apariencia, la sanidad pública o educación encajarían en esa definición. Es posible que, originariamente, incluso fuera así(aunque lo dudo, pero no tengo pruebas).


Aún así, todos podemos comprobar dos cosas. Una, que los impuestos tienen tendencia alcista desde que Inglaterra tuvo que luchar contra Napoleón. La otra, es que los servicios se recortan, siempre, desde que se instituyeron(se monopolizaron).


Al final, es Estado se limita al abastecimiento y suministro de las cosas necesarias. La sanidad justa, la educación justa, para sin perder la técnica poder adoctrinar. La seguridad, la justa, y prolifera la seguridad privada. Se acaba pagando varias veces. En este caso, encaja mejor la palabra aprovisionamiento: aprovisionamiento sanitario, aprovisionamiento de seguridad ciudadana.


Tampoco son de libre acceso. No todos los servicios sanitarios demandados son ofrecidos, ni todas las alternativas. Hay un criterio jerárquico que, si bien puede ser acertado, es unidimensional. Los demandantes son discriminados en función de su renta, su estructura familiar o su lugar de residencia. No son, por tanto, públicos. Son un monopolio del Estado.


Esos trabajos y mercancías son, por tanto, un aprovisionamiento estatal, no otra cosa.


A partir de ahora, sabemos que se nos confisca divisa(legalmente impuesta) para hacer frente a los pagos del aprovisionamiento estatal, que discrimina arbitrariamente. De repente, nuestro vocabulario se enriquece y somos más atractivos(o no, pero la moral es importante). Tenemos una visión de las cosas que fomenta la critica y la proximidad a la verdad, sin adoctrinamiento.


Decía Pérez Reverte en un tuit que si era escasa alfabetización. Ojalá sólo fuera eso.


Follow Us
  • Twitter Black Square
Recent Posts
Search By Tags
No hay tags aún.