El Dinero B Internacional

Impresiona mucho ver cómo se establecen sanciones internacionales. El político de más alto nivel anunciando limitaciones comerciales a uno u otro país se viste de gran trascendencia.

Efectivamente, son momentos de máxima tensión internacional y cuando esto sucede es que se está muy cerca de los límites soportables entre mafias estatales, sean estos cuales sean.

Pero la realidad tangible es que gran parte de esas sanciones se aplican mediante el código bancario SWIFT. El SWIFT es un código interbancario destinado a facilitar las transferencias internacionales, gestionado por la cooperativa belga Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication. Es el único que existe. Por tanto, cortar el acceso a esa red supone cortar el acceso a los pagos por banco, lo que supone cortar el acceso a mercados en los que el pago no se realice en efectivo o mediante documento impreso. Este sistema tiene la enorme ventaja de facilitar la supervisión de los pagos por los gobiernos, y como ejemplo de esto está la implicación de la NSA en esta vigilancia allá por 2013.

La Ruta B consiste precisamente en el uso del efectivo o documento impreso, es decir: recibos a la vista como billetes o cheques. También hay informes sobre el comercio entre Irán y Turquía, realizado en oro, usando moneda turca como divisa intermediaria. Es decir, que la ruta B de las sanciones consiste en saltárselas usando dinero en efectivo, como Pujol o Bárcenas.No tiene más misterio.

Como se puede comprobar, las sanciones internacionales son de dudosa efectividad y el control del efectivo es primordial en una guerra encubierta, aparte de que la ruta B de las sanciones internacionales puede ser peligrosa y entretenida, pero poco glamourosa.

Hasta ahora, momento en el que los países sancionados comienzan a buscar alternativas. La URSS ya tiene a punto su propio sistema de pagos internacional, aunque un poco mermado. Por lo visto conecta ya a 91 entidades, pero todas rusas. Un sistema de pagos internacional al que sólo se adhieren bancos nacionales no tiene mucho sentido.

En esta guerra por ostentar la nueva divisa reserva que sustituya al dólar, el país que lo tiene más claro es China. No se han quedado atrás y espera tener preparado para 2015 su CIPS, otra alternativa más al SWIFT. De esta manera, los países ‘disidentes’ con embargo comercial como Venezuela o Rusia pueden optar por otro sistema de pagos y comerciar más libremente. De igual manera, hay países occidentales que han mostrado su interés en adherirse al AIIB, como Alemania o Francia, e incluso están intentando conseguir una posible sede europea.

En cuanto a la fecha de lanzamiento, estaba pensada para 2014. Problemas técnicos han retrasado su lanzamiento. Aunque algunos lo esperan para octubre o finales de año, los analistas no lo esperan hasta 2016.

Aún así, el yuan tiene aún un largo recorrido. Estando en el séptimo lugar en uso como medio de pago, el trecho que le separa del dólar es importante, más aun si hablamos de reservas internacionales. Pero los chinos no quieren perder la carrera moral y circulan por internet fotos de autopromoción.

Intentando evitar el marco mediático habitual y dando un paso atrás para observar, lo que vemos es la lucha entre dos sistemas estatistas con tendencias opuestas. Por un lado, la economía china disfruta de un aperturismo cada vez mayor y un desarrollo de la clase media que le otorga un momento y una moral que asusta. En el lado contrario el imperio actual comienza a mostrarse cada vez más intrusivo y está claramente perdiendo mercado. La apuesta de Nixon por el petróleo para mantener el dólar(apuesta o lo que fuera) parece que necesita sostenerse mejor.

Este es uno de los filtros con el que debemos observar la actualidad para comprender la realidad de determinadas cuestiones que afectan a nuestro día a día. Hace unos meses estamos obligados a consignar el código SWIFT en cualquiera de nuestras transferencias. Tampoco debemos olvidar que parte del calor de Europa depende del gas Ruso. No debe ser el mejor momento para que un socio de la UE y de la OTAN tenga problemas de solvencia y que otros se ofrezcan a solucionarlo. Desde luego, el dinero en efectivo se ha convertido en una china en el zapato por muchas razones.

Sea o no sea esta toda la verdad o ni siquiera parte de ella, lo importante es desarrollar el pensamiento crítico. Esta claro que ni los derechos humanos ni, por sí solo, el petróleo, ofrecen una visión global de lo que ocurre. La prevención de una dedolarización de la economía es lo que explica, además, el conflicto de Ucrania y la presión de EEUU ante el problema de insolvencia griega. Igualmente, las distintos tratados internacionales y el SDR preparan al mundo occidental para una unión monetaria mayor. China intenta evitarlo.

Sea cual sea la manera en la que el lector analice la actualidad, parece ineludible la definición de Rothbard: El Gobierno es una entidad criminal cuyo objetivo es la extracción de la riqueza de sus ciudadanos.


Originalmente publicado en Libertarios


Follow Us
  • Twitter Black Square
Recent Posts
Search By Tags
No hay tags aún.