Somos Necesarios

Una de las cuestiones preocupantes para el ser humano ha sido siempre la opresión. Intentamos averiguar cómo estamos de cerca de erradicar la opresión del mundo mediante los índices de desigualdad. Creamos instituciones, donamos salario y tiempo para evitar, en la medida de lo posible, que haya oprimidos.Involuntariamente, lo asociamos con pobreza.
Buscando culpables a la existencia de la pobreza, mentamos a los bancos, al sistema capitalista, a los políticos o a los empresarios explotadores. Imaginamos soluciones como impuestos, salarios mínimos, representantes sindicales, leyes antimonopolio o de seguridad laboral y un largo etc.
No conseguimos nada. Un menor porcentaje de la gente acumula cada vez un mayor porcentaje de patrimonio mundial. Estamos enfrascados en una lucha que, sin querer, no sabemos enfocar. Damos bandazos de izquierdas a derechas y cuando encontramos a alguien a quien culpar lo llamamos alguien del sistema o, más de moda, casta.
Pues bien, El SIstema es el culpable, es cierto. La Casta es tan sólo la burocracia mantenedora del sistema, y los antisistema quieren derrocar a la casta pero no saber en qué consiste el sistema(o peor aún, se lo callan). ¿Quién o quiénes son El Sistema?¿Existe realmente? La respuesta es si, y además es más simple de lo que pueda parecer. Es tan simple porque se diseñó hace más de trescientos años por una familia judía de centroeuropa, y el conocimiento matemático y financiero no estaba tan extendido, ni la posibilidad de computación, ni el sistema fiduciario puro. La finalidad era simple: obtener el mayor beneficio posible. ¿Porqué continúa hoy?¿Es posible deshacerlo?
El principio: El Sistema. Lo que conocemos como El Sistema es en realidad el sistema monetario actual, un sistema fiduciario puro. Nuestro sistema monetario fiduciario tiene varias características:
  • Basado en la confianza. Es decir, se tiene confianza en que esto que me entregan me valdrá mañana para endosarlo.

  • Implementado por la fuerza. Es la base de la confianza mostrada pero se oculta. Si alguien decide no formar parte del sistema se le castigará. Para el sistema hay una cosa importante: que sea capaz de quitarte una parte. Cualquier nueva moneda o medio de intercambio será gravado(por ejemplo, el Bitcoin). Un ciudadano no puede renunciar al estado del bienestar y, por tanto, a su contribución. Si genera riqueza le será confiscada.

  • Finito. Al ser un sistema basado en deuda, es insostenible desde el principio y su pervivencia depende del número de adeptos. Es un esquema Ponzi.

  • Extrae riqueza de las clases medias. El sistema debe acudir cadencialmente a la expansión monetaria, al ser un esquema Ponzi. El Sistema de reparto de la nueva divisa creada favorece a las clases que primero reciben el dinero.

En vez de estar respaldado por activos tangibles, un sistema fiduciario se respalda en una base matemática, la del interés sobre el capital, y está mantenido por la capacidad de extracción de riqueza del estado a sus ciudadanos.
¿Que significa todo esto?
Basado en Deuda.
El esquema de creación de dinero es el siguiente:
El BCE anota números en su cuenta. Es decir, abre una excel y modifica una casilla. Es posible que sea un complicado programa de ordenador con mucha claves, y en vez de una casilla haya una larga encuesta con mucha estadística, pero al final la que pasa es que donde había 10 se anotan 20. Hay que darse cuenta del poder que esto significa: el dinero se escribe. Ese es el coste de creación de dinero: apenas unos electrones en unos ordenador, ni una gota de petróleo. Por eso, la lógica establece que las personas que rigen los bancos centrales son muy sabias, capaces de predecir el futuro y por encima de las elecciones democráticas, o eso se les supone. Tienen mucha responsabilidad.
Para poner ese dinero en circulación se recurre a los bancos: se entrega a ellos a un tipo de interés. Resumiendo: toda divisa creada se pone en circulación a cambio del cobro de un interés. Si todo el dinero está con un compromiso de devolución de una cantidad superior, ¿cómo se paga? Repito:
Creamos 10. Los ponemos en circulación exigiendo que devuelvan 11(10% interés) o 10.30, (el 3%). Pero sólo existen 10. La devolución es imposible. Perdemos el horizonte porque las cifras son mastodónticas: miles de millones se reparten finalmente a los clientes de bancos, que no se conocen entre sí. Igual que es posible timar con sellos, se hace con billetes.
En realidad, todos los euros que circulan representan la deuda impagable de alguien, y por tanto ningún euro es realmente de su poseedor, a no ser que sea el Banco Central, que es, en última instancia, acreedor de todo el dinero en circulación: TODO.
Hay que recurrir a las expansiones monetarias(imprimir más dinero) para cubrir el engaño. En realidad, sería tan fácil como que la divisa tuviera tipos negativos, pero eso sí pondría de manifiesto el engaño y tocaría directamente el bolsillo de las clases privilegiadas. ¿Cómo se reparte el nuevo dinero? A los bancos, como primer poseedor.
Comparemos con unas acciones el valor de un euro. En una empresa, el valor de la empresa viene recogido en las acciones. Es decir, se supone que la cotización de una acción va en función de los dividendos ofrecidos. Cada acción tiene la misma parte proporcional de derechos sobre beneficios.
En un país, el valor de su divisa viene representado por su capacidad de producción. Por tanto, cada euro representa lo mismo.
En una empresa, a veces hacen ampliaciones de capital, aumentan el número de acciones y las ponen a la venta, para recaudar dinero. Por tanto, si los beneficios son los mismo y las acciones más, el valor de cada acción se reduce. Por eso, para evitar un empobrecimiento del accionista, la empresa privada ha establecido el método de la suscripción: dónde todos los accionistas tienen derecho a solicitar la proporción que poseen de la empresa del nuevo capital. Si alguien tiene el 10% de una empresa, tiene derecho preferente sobre el 10% de las nuevas acciones.
Con la divisa, al imprimir dinero en las expansiones monetarias el valor de cada moneda disminuye(pierde poder adquisitivo: inflación). Sin embargo, mientras los ciudadanos de a pie no tienen derecho a solicitar la parte proporcional de la nueva divisa, los bancos tienen acceso directo. Es decir, aumentan la proporción de riqueza de los primeros en la cadena de distribución. A veces no son los bancos, son los gobiernos los primeros distribuidores, dependiendo de la política del banco central. Pero allá donde los gobiernos no son el primer distribuidor hay leyes y presiones que derivan las primeras inversiones de los bancos en deuda estatal, cerrando así el círculo de connivencia legislador-distribuidor, siendo el germen del oligopolio.
Por tanto, es un sistema matemáticamente insostenible, que favorece a los primeros tenedores del dinero.
No es una opinión, es la declaración oficial de la Reserva Federal. Cuando se habla de desigualdad, no se suele mencionar este proceso. Sin embargo, este, y sólo este proceso de distribución es el culpable de la acumulación de riqueza por la casta privilegiada.
Esto no lo arreglan más impuestos, más pensiones, seguridad social o subvenciones. En realidad, todo esto agrava el problema. ¿Por qué?
El político corrupto tiene en el sistema de distribución de la divisa el caldo de cultivo perfecto para perpetuar su poder. Al notar los ciudadanos la pérdida de poder adquisitivo, se manifiestan y solicitan un mayor esfuerzo por parte del estado: más subvención, mayor salario, más control del dinero, más fiscalidad.
El político promete, ya que al ser corrupto su único interés es acumular la mayor cantidad de poder posible. Al prometer, compromete a su país a solicitar más deuda, acumulando montones de intereses imposibles de pagar, tan sólo soportables mediante la suscripción de más deuda en un plazo relativo. Para poder pagar esa deuda(aparte de las comisiones ilegales) deberá también aumentar la presión impositiva y reducir las prestaciones sociales ejerciendo un mayor control sobre la divisa circulante, e intentar volcar el coste sobre el empresario privado. Esto es: mayor salario mínimo, recortes en educación y hospitales o pensiones, peor mantenimiento de espacios comunes, control de efectivo, limitación al uso del efectivo, subida de impuestos directos o indirectos, control de precios, control de cambio de moneda y un largo etcétera que vemos repetirse cíclicamente. Y encima la culpa no es del político: se lo pidieron.
Llega un momento en que la insostenibilidad del sistema provoca la expansión monetaria, consolidando el empobrecimiento del ciudadano mediante la redistribución arbitraria de la riqueza.
Todas estas cuestiones no forman parte de la teoría económica, es la realidad matemática, observada durante cientos de años. Los efectos aquí descritos han sucedido en cada divisa fiduciaria, y cada expansión monetaria ha provocado pérdida de poder adquisitivo por parte del ciudadano, un período de bonanza y una crisis posterior. La Revolución Industrial estuvo sostenida por el patrón oro, provocando un crecimiento repartido y constante, rítmico y no agresivamente cíclico. La única verdad de la economía es que estudia el reparto de los bienes escasos. Nuestra divisa, hoy, ya no es escasa: se imprime. Ni Keynes ni ningún economista es aplicable al modelo actual, donde la economía no importa ya que el recurso de intercambio es ilimitado, y por tanto las finanzas mandan. El delirio final económico lo expresan economistas como Krugmann, que promulgan la impresión infinita de dinero: la inflación incontrolada: el aumento de poder de la clase dirigente, y con el la Ivy League.
Así llegamos a la conclusión de Rothbard: el gobierno es un ente criminal cuya finalidad es la extracción de la riqueza del ciudadano. Añadiré que hoy cuenta con el distribuidor del dinero, el banco, así como antes contaba con la Iglesia. Mediante esto, no es difícil concluir que la verdadera finalidad de la deuda no es ser devuelta, ya que tal empresa es imposible, es ser perpetuada y aumentada con el paso del tiempo. De esa manera, el prestamista consigue que el deudor pague, de facto, un alquiler por aquello que es suyo, de por vida. El préstamo no es malvado en sí, el sistema al que pertenece provoca que, hoy, un préstamo sea una herramienta de control, no sólo de poder.
Y todo esto sin comentar que hay entidades privadas que tienen autorización para crear dinero también. Los bancos.
En los bancos, la cosa funciona así: yo deposito 100€ en micuenta. Para el mantemiento del sistema fiduciario, los intelectuales teóricos investidos doctorado han propugnado dos estafas: el multiplicador y la reserva fraccionaria.
Multiplicador. Se llama así al hecho de que el banco, cuando depositas tu dinero, te quita casi todo. Te lo quita porque la ley permite prestar una parte(el 90% o el 97% o la cantidad establecida) a otro cliente. Es decir, tu dinero se presta sin tu información. Ese otro cliente vuelve a depositar el dinero en el banco. Por tanto, tu cliente tiene 90 y tu 100. Pero sólo había 100 en principio.En realidad, es una divisa multipropiedad, pero a todos le cobran toda la propiedad procurando que no coincidan y se den cuenta del timo. Los bancos no sólo son distribuidores del dinero, son también creadores. Si tanto odia la gente al empresario voraz, porqué se comparte con el el privilegio de la creación de dinero, que provoca el empobrecimiento del cliente. Se suele decir que cuando sacas un coche del concesionario vale la mitad de lo que pagaste. Con el dinero, cuando lo llevar al banco pierde valor inmediatamente.
La reserva fraccionaria es la cantidad de dinero que tienen que dejar en tu cuenta para que no percibas la multipropiedad: un 3%, un 2%....
Diatribas y debates sobre impuestos, reparto de renta, la función del estado como repartidor de riqueza, estado de bienestar y prestaciones sociales son mera charla sin sentido en este contexto. La única posibilidad de abandoanr el círculo vicioso perverso el la adopción de un sistema monetario distinto, fuera del control impositivo de los gobiernos. Mientras sigamos usando la divisa estatal, estamos condenados a ser cada día más pobres.
No es necesaria la revolución, es necesaria esta revolución. Por eso somos necesarios.
Una de las cuestiones preocupantes para el ser humano ha sido siempre la opresión. Intentamos averiguar cómo estamos de cerca de erradicar la opresión del mundo mediante los índices de desigualdad. Creamos instituciones, donamos salario y tiempo para evitar, en la medida de lo posible, que haya oprimidos.Involuntariamente, lo asociamos con pobreza.
Buscando culpables a la existencia de la pobreza, mentamos a los bancos, al sistema capitalista, a los políticos o a los empresarios explotadores. Imaginamos soluciones como impuestos, salarios mínimos, representantes sindicales, leyes antimonopolio o de seguridad laboral y un largo etc.
No conseguimos nada. Un menor porcentaje de la gente acumula cada vez un mayor porcentaje de patrimonio mundial. Estamos enfrascados en una lucha que, sin querer, no sabemos enfocar. Damos bandazos de izquierdas a derechas y cuando encontramos a alguien a quien culpar lo llamamos alguien del sistema o, más de moda, casta.
Pues bien, El SIstema es el culpable, es cierto. La Casta es tan sólo la burocracia mantenedora del sistema, y los antisistema quieren derrocar a la casta pero no saber en qué consiste el sistema(o peor aún, se lo callan). ¿Quién o quiénes son El Sistema?¿Existe realmente? La respuesta es si, y además es más simple de lo que pueda parecer. Es tan simple porque se diseñó hace más de trescientos años por una familia judía de centroeuropa, y el conocimiento matemático y financiero no estaba tan extendido, ni la posibilidad de computación, ni el sistema fiduciario puro. La finalidad era simple: obtener el mayor beneficio posible. ¿Porqué continúa hoy?¿Es posible deshacerlo?
El principio: El Sistema. Lo que conocemos como El Sistema es en realidad el sistema monetario actual, un sistema fiduciario puro. Nuestro sistema monetario fiduciario tiene varias características:
  • Basado en la confianza. Es decir, se tiene confianza en que esto que me entregan me valdrá mañana para endosarlo.

  • Implementado por la fuerza. Es la base de la confianza mostrada pero se oculta. Si alguien decide no formar parte del sistema se le castigará. Para el sistema hay una cosa importante: que sea capaz de quitarte una parte. Cualquier nueva moneda o medio de intercambio será gravado(por ejemplo, el Bitcoin). Un ciudadano no puede renunciar al estado del bienestar y, por tanto, a su contribución. Si genera riqueza le será confiscada.

  • Finito. Al ser un sistema basado en deuda, es insostenible desde el principio y su pervivencia depende del número de adeptos. Es un esquema Ponzi.

  • Extrae riqueza de las clases medias. El sistema debe acudir cadencialmente a la expansión monetaria, al ser un esquema Ponzi. El Sistema de reparto de la nueva divisa creada favorece a las clases que primero reciben el dinero.

En vez de estar respaldado por activos tangibles, un sistema fiduciario se respalda en una base matemática, la del interés sobre el capital, y está mantenido por la capacidad de extracción de riqueza del estado a sus ciudadanos.
¿Que significa todo esto?
Basado en Deuda
El esquema de creación de dinero es el siguiente:
El BCE anota números en su cuenta. Es decir, abre una excel y modifica una casilla. Es posible que sea un complicado programa de ordenador con mucha claves, y en vez de una casilla haya una larga encuesta con mucha estadística, pero al final la que pasa es que donde había 10 se anotan 20. Hay que darse cuenta del poder que esto significa: el dinero se escribe. Ese es el coste de creación de dinero: apenas unos electrones en unos ordenador, ni una gota de petróleo. Por eso, la lógica establece que las personas que rigen los bancos centrales son muy sabias, capaces de predecir el futuro y por encima de las elecciones democráticas, o eso se les supone. Tienen mucha responsabilidad.
Para poner ese dinero en circulación se recurre a los bancos: se entrega a ellos a un tipo de interés. Resumiendo: toda divisa creada se pone en circulación a cambio del cobro de un interés. Si todo el dinero está con un compromiso de devolución de una cantidad superior, ¿cómo se paga? Repito:
Creamos 10. Los ponemos en circulación exigiendo que devuelvan 11(10% interés) o 10.30, (el 3%). Pero sólo existen 10. La devolución es imposible. Perdemos el horizonte porque las cifras son mastodónticas: miles de millones se reparten finalmente a los clientes de bancos, que no se conocen entre sí. Igual que es posible timar con sellos, se hace con billetes.
En realidad, todos los euros que circulan representan la deuda impagable de alguien, y por tanto ningún euro es realmente de su poseedor, a no ser que sea el Banco Central, que es, en última instancia, acreedor de todo el dinero en circulación: TODO.
Hay que recurrir a las expansiones monetarias(imprimir más dinero) para cubrir el engaño. En realidad, sería tan fácil como que la divisa tuviera tipos negativos, pero eso sí pondría de manifiesto el engaño y tocaría directamente el bolsillo de las clases privilegiadas. ¿Cómo se reparte el nuevo dinero? A los bancos, como primer poseedor.
Comparemos con unas acciones el valor de un euro. En una empresa, el valor de la empresa viene recogido en las acciones. Es decir, se supone que la cotización de una acción va en función de los dividendos ofrecidos. Cada acción tiene la misma parte proporcional de derechos sobre beneficios.
En un país, el valor de su divisa viene representado por su capacidad de producción. Por tanto, cada euro representa lo mismo.
En una empresa, a veces hacen ampliaciones de capital, aumentan el número de acciones y las ponen a la venta, para recaudar dinero. Por tanto, si los beneficios son los mismo y las acciones más, el valor de cada acción se reduce. Por eso, para evitar un empobrecimiento del accionista, la empresa privada ha establecido el método de la suscripción: dónde todos los accionistas tienen derecho a solicitar la proporción que poseen de la empresa del nuevo capital. Si alguien tiene el 10% de una empresa, tiene derecho preferente sobre el 10% de las nuevas acciones.
Con la divisa, al imprimir dinero en las expansiones monetarias el valor de cada moneda disminuye(pierde poder adquisitivo: inflación). Sin embargo, mientras los ciudadanos de a pie no tienen derecho a solicitar la parte proporcional de la nueva divisa, los bancos tienen acceso directo. Es decir, aumentan la proporción de riqueza de los primeros en la cadena de distribución. A veces no son los bancos, son los gobiernos los primeros distribuidores, dependiendo de la política del banco central. Pero allá donde los gobiernos no son el primer distribuidor hay leyes y presiones que derivan las primeras inversiones de los bancos en deuda estatal, cerrando así el círculo de connivencia legislador-distribuidor, siendo el germen del oligopolio.
Por tanto, es un sistema matemáticamente insostenible, que favorece a los primeros tenedores del dinero.
No es una opinión, es la declaración oficial de la Reserva Federal. Cuando se habla de desigualdad, no se suele mencionar este proceso. Sin embargo, este, y sólo este proceso de distribución es el culpable de la acumulación de riqueza por la casta privilegiada.
Esto no lo arreglan más impuestos, más pensiones, seguridad social o subvenciones. En realidad, todo esto agrava el problema. ¿Por qué?
El político corrupto tiene en el sistema de distribución de la divisa el caldo de cultivo perfecto para perpetuar su poder. Al notar los ciudadanos la pérdida de poder adquisitivo, se manifiestan y solicitan un mayor esfuerzo por parte del estado: más subvención, mayor salario, más control del dinero, más fiscalidad.
El político promete, ya que al ser corrupto su único interés es acumular la mayor cantidad de poder posible. Al prometer, compromete a su país a solicitar más deuda, acumulando montones de intereses imposibles de pagar, tan sólo soportables mediante la suscripción de más deuda en un plazo relativo. Para poder pagar esa deuda(aparte de las comisiones ilegales) deberá también aumentar la presión impositiva y reducir las prestaciones sociales ejerciendo un mayor control sobre la divisa circulante, e intentar volcar el coste sobre el empresario privado. Esto es: mayor salario mínimo, recortes en educación y hospitales o pensiones, peor mantenimiento de espacios comunes, control de efectivo, limitación al uso del efectivo, subida de impuestos directos o indirectos, control de precios, control de cambio de moneda y un largo etcétera que vemos repetirse cíclicamente. Y encima la culpa no es del político: se lo pidieron.
Llega un momento en que la insostenibilidad del sistema provoca la expansión monetaria, consolidando el empobrecimiento del ciudadano mediante la redistribución arbitraria de la riqueza.
Todas estas cuestiones no forman parte de la teoría económica, es la realidad matemática, observada durante cientos de años. Los efectos aquí descritos han sucedido en cada divisa fiduciaria, y cada expansión monetaria ha provocado pérdida de poder adquisitivo por parte del ciudadano, un período de bonanza y una crisis posterior. La Revolución Industrial estuvo sostenida por el patrón oro, provocando un crecimiento repartido y constante, rítmico y no agresivamente cíclico. La única verdad de la economía es que estudia el reparto de los bienes escasos. Nuestra divisa, hoy, ya no es escasa: se imprime. Ni Keynes ni ningún economista es aplicable al modelo actual, donde la economía no importa ya que el recurso de intercambio es ilimitado, y por tanto las finanzas mandan. El delirio final económico lo expresan economistas como Krugmann, que promulgan la impresión infinita de dinero: la inflación incontrolada: el aumento de poder de la clase dirigente, y con el la Ivy League.
Así llegamos a la conclusión de Rothbard: el gobierno es un ente criminal cuya finalidad es la extracción de la riqueza del ciudadano. Añadiré que hoy cuenta con el distribuidor del dinero, el banco, así como antes contaba con la Iglesia. Mediante esto, no es difícil concluir que la verdadera finalidad de la deuda no es ser devuelta, ya que tal empresa es imposible, es ser perpetuada y aumentada con el paso del tiempo. De esa manera, el prestamista consigue que el deudor pague, de facto, un alquiler por aquello que es suyo, de por vida. El préstamo no es malvado en sí, el sistema al que pertenece provoca que, hoy, un préstamo sea una herramienta de control, no sólo de poder.
Y todo esto sin comentar que hay entidades privadas que tienen autorización para crear dinero también. Los bancos.
En los bancos, la cosa funciona así: yo deposito 100€ en micuenta. Para el mantemiento del sistema fiduciario, los intelectuales teóricos investidos doctorado han propugnado dos estafas: el multiplicador y la reserva fraccionaria.
Multiplicador. Se llama así al hecho de que el banco, cuando depositas tu dinero, te quita casi todo. Te lo quita porque la ley permite prestar una parte(el 90% o el 97% o la cantidad establecida) a otro cliente. Es decir, tu dinero se presta sin tu información. Ese otro cliente vuelve a depositar el dinero en el banco. Por tanto, tu cliente tiene 90 y tu 100. Pero sólo había 100 en principio.En realidad, es una divisa multipropiedad, pero a todos le cobran toda la propiedad procurando que no coincidan y se den cuenta del timo. Los bancos no sólo son distribuidores del dinero, son también creadores. Si tanto odia la gente al empresario voraz, porqué se comparte con el el privilegio de la creación de dinero, que provoca el empobrecimiento del cliente. Se suele decir que cuando sacas un coche del concesionario vale la mitad de lo que pagaste. Con el dinero, cuando lo llevar al banco pierde valor inmediatamente.
La reserva fraccionaria es la cantidad de dinero que tienen que dejar en tu cuenta para que no percibas la multipropiedad: un 3%, un 2%....
Diatribas y debates sobre impuestos, reparto de renta, la función del estado como repartidor de riqueza, estado de bienestar y prestaciones sociales son mera charla sin sentido en este contexto. La única posibilidad de abandoanr el círculo vicioso perverso el la adopción de un sistema monetario distinto, fuera del control impositivo de los gobiernos. Mientras sigamos usando la divisa estatal, estamos condenados a ser cada día más pobres.
No es necesaria la revolución, es necesaria esta revolución. Por eso somos necesarios.

#Actualidad

Follow Us
  • Twitter Black Square
Recent Posts
Search By Tags
No hay tags aún.